• Prevencia

WeWork, la reinvención del rey del coworking ante Covid-19

WeWork, que dirige Claudio Hidalgo en América Latina, busca consolidar su presencia en la región, así como replantear el concepto de flexibilidad en espacios de trabajo.

La crisis sanitaria originada por la pandemia de Covid-19 llevó a las compañías a tomar decisiones difíciles, como cambiar su forma de operar, para permitir que sus colaboradores trabajaran en casa y así evitar el contagio por el nuevo coronavirus.


Para WeWork éste fue un evento que impactó el desarrollo de su negocio. Sin embargo, las empresas, oficinas, instalaciones y empleados deben regresar, aunque no necesariamente a la forma en la que operaban antes, y sí viendo nuevos esquemas de distribución y flexibilidad que permitan a un porcentaje de los trabajadores operar a control remoto desde distintos lugares que no sean sus hogares.


La visión de WeWork es compatible con esta estructura. La compañía que dirige Claudio Hidalgo para América Latina ha desarrollado un plan a cinco años, basado en la revisión de beneficios de cada uno de los edificios con los que cuenta la compañía, para tener una proyección más clara del panorama financiero.


Una vez ejecutado este plan y cuando se logre un flujo de caja positivo, la empresa continuará con la inversión que promueva su crecimiento. El plan está totalmente financiado por SoftBank, lo que permite tener una liquidez extra de entre 2.5 a 3 billones de dólares.


¿Cómo han sido estos meses, esta temporada de pandemia para WeWork en América Latina?


Si te hablara de los últimos meses, te diría que hemos tenido que reinventarnos todos los días, porque la información sobre la pandemia nos tomó, como a todos, por sorpresa. Te diría que uno puede tomar una decisión y decir: “Me espero a que las cosas sucedan”; nos ponemos a trabajar y comenzamos a descubrir cómo ajustarnos en el camino. [Es] un poco [como] generar el cambio.


Tenemos siete operaciones en Latinoamérica, más de 50,000 miembros; tenemos más de 100 edificios y, por ende, en cada país hemos vivido una realidad de la pandemia diferente. Obviamente, la pandemia nos ha afectado a todos. La realidad es que la pandemia ha sido distinta [en cada país]; eso nos ha permitido aprender desde múltiples experiencias para generar los cambios en nuestra organización.


Entonces, esto nos permitió ver qué mejoras teníamos que hacer. Comenzamos a hacer muchos ajustes en nuestros edificios: todos los temas de “sanitización”, de flujo de los aires acondicionados, de distanciamiento de nuestras salas, etc. Y eso ha sido una constante.



Al principio, nos encontramos en un escenario en donde las oficinas se quedaron vacías. Pasamos de un escenario en donde estaban llenas, a otro de estar totalmente vacías.


Pero, en el camino, comenzamos también a ver. Se empieza a nivelar un poco el péndulo relativo a dónde termina trabajando la gente y, a medida que se ha ido liberando la cuarentena en los países, ha ido tomando más fuerza esto del “trabajo remoto”, más que trabajar desde casa. Veníamos todos trabajando en la oficina y nos fuimos a la casa y ahora cada día está tomando fuerza el trabajo remoto, que es superior a trabajar en casa.


WeWork estaba haciendo un trabajo adelantado a sus tiempos; toda una migración de las empresas a este tipo de espacios. Con esta pandemia, ¿el trabajo en casa cómo choca con esta idea?


Si uno mira la forma como hemos venido trabajando, esto es, de lunes a viernes, de ocho de la mañana a cinco de la tarde, con un break, un almuerzo… pues, es una forma desde hace más de 200 años. La tecnología ha cambiado la cultura, pero la forma de trabajar sigue siendo la misma. Si no hubiera sido por la pandemia, seguiríamos trabajando así. Si tú piensas en los colegios, siguen trabajando igual. Esto nos dejó descubrir cosas [de las] que no teníamos ni idea ni visibilidad. Por ejemplo, empleados que tenían que despertar desde las seis de la mañana, tomar cuatro o cinco transportes y que alguien paga los espacios de trabajo… eso era una pérdida en la calidad de vida. En cambio ahora, trabajando desde casa, la gente gana calidad de vida. Sin embargo, vienen retos donde nosotros vemos una oportunidad importante. Nos comenzamos a enfocar en el trabajo remoto. Esto de que [hay que estar] de lunes a viernes en la oficina, de ocho a cinco, ya se quebró. Ahora comienzo a pensar [en otro esquema]: un día en la oficina, un día en la casa, otro día en el café; un día en la playa, montaña, no sé, en donde pueda dar mi trabajo de manera remota, más que trabajar desde la casa. Ahí es donde nosotros, con la flexibilidad que nuestros edificios permiten, no sólo podemos tener a tu empleado distribuido en la ciudad, sino a todos en un solo edificio. Obviamente, volver a los horarios y cinco días a la semana va a ser difícil, pero esto de trabajar en comunidad tiene un valor.


Y para conservarlo necesitas flexibilidad; el edificio tradicional, donde tenías a todos tus empleados, ya no cumple esos requisitos. En cambio, nosotros tenemos más de 20 edificios distribuidos en la Ciudad de México.


Lo que podemos ofrecer como empresa es que distribuyas a tus empleados en la ciudad, con una distribución y estructura que a ti te cuadre, en donde el costo es fijo y, en lugar de tener que pagar el costo de un edificio que a lo mejor un 20% de tus empleados va a seguir ocupando, que se hace excesivamente caro, pasas a un costo flexible o variable respecto a la utilización. Y en eso es donde nosotros vemos una oportunidad importante.


¿Qué pasó con las empresas que ya estaban trabajando con WeWork? ¿Se fueron, se ajustaron? ¿Qué pasó? Ha pasado de todo un poco. Hay empresas que, lamentablemente, se han quedado sin negocio; hay quienes se ajustaron en tamaño, y hay empresas que han ajustado sus formas de trabajar: mantienen el negocio [y] sus empleados, pero ya no requieren de un espacio físico para [toda] la semana. Esos tres escenarios han pasado en esta pandemia.


El impacto más grande puede verse en el mundo tradicional, el que tiene un costo fijo alto mensual, en donde no existe flexibilidad. En ese impacto, nosotros podemos tener una oportunidad, porque significa la posibilidad de traer a alguien que antes estaba en el mundo tradicional, en un solo edificio con todos sus empleados concentrados.


Ahora no tendría que hacer todo: sólo que se traiga a un 20%, quizá, a nuestros espacios, que son flexibles. Al principio, teníamos incertidumbre, porque todos se fueron de las oficinas. Pero, conforme han ido pasando los meses, en vez de mirar como antes a ese pequeño segmento, ahora estamos mirando al segmento completo: cualquiera que use oficinas.


Para nosotros, la torta acabó agrandándose, más que achicándose, con estos cambios.


Desde tu silla, ¿cómo vislumbras el siguiente año, la forma en la que estaremos trabajando, pensando en estructuras, en oficinas?


Vemos dos impactos importantes. Uno es que el work from home se convierte en un work remote, en donde la casa es uno más de los espacios en donde podrás trabajar; y ese work remote puede significar una combinación de lugares. En esa combinación de lugares, necesitas tener flexibilidad para trabajar [adecuadamente] desde cualquier sitio.



El segundo tema tiene que ver con la capacidad de las empresas para poder ajustarse a este nuevo esquema, porque trabajar desde un solo lugar tiene sus beneficios y sus ventajas; dejar trabajar a todos los empleados de forma remota también tiene beneficios y desventajas.



Pero hay que reinventarse en todo lo relacionado con la cultura de la organización, con la creatividad, con la innovación y con el trabajo en equipo. Ése es todo un reto, uno muy importante, para las compañías.


Fuente

Forbes

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved