• Prevencia

¿Tienen el cambio climático y la crisis actual el mismo origen?


Es un hecho que el consumo excesivo de la humanidad ha provocado el brote de COVID-19 y el cambio climático.


Eco-Business ha planteado una cuestión importante al preguntar cómo la crisis climática puede atravesar la tormenta de la COVID-19.


¿Cómo resolver una sin descuidar la otra? Esta pregunta puede resolverse al darse cuenta de que los dos problemas comparten la misma causa: nuestros modelos económicos y financieros actuales.


Nuestro modelo económico hoy es la causa de la crisis climática, ya que valora las ganancias de hoy e ignora sus costos futuros.


Edwin Yeo, de SPRG Singapur, declaró a Eco-Business que:


El cambio climático siempre ha sido expresado como el problema del mañana, y la gente no se preocupa por el mañana cuando hoy existe una amenaza clara y presente.

Pero lo que está aquí hoy es visible.


Algunos descartan el cambio climático como un engaño, hasta que inevitablemente enfrentan sus efectos negativos.


El modelo económico actual se basa en los conceptos de optimización de beneficios y valor para los accionistas, que prestan poca o ninguna atención a las externalidades.


La COVID-19 presenta un claro ejemplo de los peligros de la optimización de beneficios.


En un intento por enriquecerse rápidamente, algunas personas en China se comprometieron con los métodos de reproducción y comercio de vida silvestre.


La producción, el procesamiento así como la distribución más económicos y deficientes dieron lugar a la propagación de enfermedades infecciosas.


Mantener estándares modernos para el manejo de la vida silvestre resultó ser demasiado costoso.


La lucha contra la gripe porcina y aviar es un desafío interminable en Europa, y los agricultores de allí se quejan de los costos adicionales y las molestias que conllevan las medidas de prevención.


Pero aún así es más barato que lidiar con un brote.



En 2003, el mundo ya globalizado experimentó SARS, aunque ocurrió a un ritmo más lento y fue más fácilmente contenido que la actual pandemia de COVID-19.


Desde entonces, la búsqueda de una producción más y más barata ha creado una amplia red de distribución de bienes y personas, permitiendo que el coronavirus viaje rápidamente.


Con el Cambio Climático no es diferente


El cambio climático tiene la misma causa raíz.


Producimos y consumimos tanto como podemos para satisfacer nuestras demandas excesivas de estilo de vida: cuanto más, mejor, siempre y cuando la carga de las externalidades negativas no recaigan sobre nosotros.


Si bien no es perfecto, la implementación de un impuesto al carbono es un buen comienzo para presentar la externalidad del cambio climático.


Pero las corporaciones están luchando contra un impuesto al carbono, como lo hacen con todo tipo de impuestos.


Cuanto mayor sea el margen de beneficio, mayores serán sus bonos anuales.


Para luchar contra el cambio climático, COVID-19 y cualquier otra cosa en camino, necesitamos construir una nueva economía, una que tenga en cuenta todas las externalidades involucradas.


Esta nueva economía prioriza la energía solar y eólica para que sea algo a lo que todas las naciones y personas de todos los ámbitos de la vida tengan acceso.


Alejarse del petróleo crea más igualdad, ya que el combustible fósil es una mercancía que pocos controlan.


La nueva economía también tiene como objetivo descentralizar la producción para eliminar la dependencia de los productores y la logística innecesaria.


Los canales de distribución llevan consigo un ejército de patógenos.


Necesitamos nuevos métodos de producción, tecnologías y, sobre todo, demandas más modestas de los consumidores.



¿Por qué no leer un libro en su terraza en lugar de navegar con otras 5.000 personas para invadir las terrazas de Venecia?


Ya tenemos todos los ladrillos, tornillos, tuercas y herramientas para construir una nueva economía y sociedad.


Todas las piezas de LEGO están frente a nosotros para lograr un mundo, clima y sociedades mejores y más justas.


Este nuevo mundo podría no ser tan glamoroso ni abundante como a algunos de nosotros nos gustaría.


Pero tendremos más que suficiente para vivir una muy «buena vida».


El cambio climático y las enfermedades infecciosas no tienen que luchar entre sí por la atención de los medios, porque necesitan la misma cura.



Fuente: ExpokNews

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved