• Prevencia

Se buscan ciclistas en pos del empoderamiento


El Swapit Agolico Cycling Pro Team es un equipo mexicano de ciclismo profesional femenino. Y además de ser el primero en Latinoamérica registrado ante la Unión Internacional de Ciclistas (UCI, por su sigla en inglés) su relevancia radica en la búsqueda de un sueño que trasciende cualquier logro deportivo: contribuir al empoderamiento femenino.


Además de soñar con la gloria olímpica, el Swapit Agolico Cycling Pro Team mantiene vivo un anhelo que Alfonso González, miembro del Consejo de Administración de este singular equipo, descibre puntualmente: “Buscamos que las chicas se dediquen solamente a esto, que vivan del ciclismo.


Esperamos que lleguen a niveles que quizás ni ellas mismas se imaginan, pero que los conocedores deportivos del equipo saben que pueden alcanzar. Ellos las quieren llevar a estos niveles”.


González comparte que el equipo de ciclismo femenino que impulsa se ubica en el lugar 22 de la clasificación global de la UCI. Y además de buscar mantenerse en una posición relevante, el equipo ve factible escalar posiciones.


“Lo haremos este año hasta llegar a estar entre los 15 mejores equipos del mundo para asegurar dos plazas para el país (para los Juegos Olímpicos de Tokio). También vamos a buscar otra plaza en los Juegos Panamericanos”, afirmó.


Con este objetivo, los patrocinadores del equipo invierten cientos de miles de dólares en la operación del Swapit Agolico Cycling Pro Team, comparte González. “Al inicio no es rentable.


Lo que se busca, como sucede en Europa y Estados Unidos, es que el equipo sea autosustentable. Nuestra gran meta es que las corredoras vivan de esto.


Buscamos aportar al país y a la mujer una plataforma de desarrollo profesional en el ciclismo”.


El ciclismo como estilo de vida

Marcela Prieto se dedica profesionalmente al ciclismo desde el 2011 y así explica su jornada habitual a Forbes Life. “Hay días en que tengo doble entrenamiento, hay días de uno solo, que se divide en la mañana, dos horas, y en la tarde tres horas”.


La deportista también reconoce los sacrificios que conlleva elegir al ciclismo como estilo de vida. “Tengo que separarme un poco de la familia, pero al final siempre los tengo presentes.


También lanza un mensaje a las mexicanas que deseen incursionar en el ciclismo.  “Sigan sus sueños, no se rindan nunca. Es un poquito difícil pero nada es imposible”, finaliza con una sonrisa.



Fuente: Forbes

PREVENCIA PREMIUM

Forme parte del CLUB SELECTO DE PATROCINADORES ó AUSPICIANTES DE LA REVISTA PREVENCIA

© 2017 Revista PREVENCIA.All Rights Reserved