• Prevencia

Programa Mundial de Alimentos de ONU, con pasado de escándalos de violación y envenenamiento

Programa Mundial de Alimentos ONU | ganador del Premio Nobel

El Comité Noruego del Nobel otorgó al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas su Premio de la Paz anual para 2020, pasando por alto una historia de corrupción, mala gestión y agresión sexual entre sus filas.


En su declaración anunciando la decisión, el Comité expresó una creciente preocupación por la falta de acceso a alimentos a nivel mundial, particularmente a la luz de los cierres represivos del gobierno para prevenir la propagación del coronavirus chino.


El PMA, dijo, ganó el premio “por sus esfuerzos para combatir el hambre, por su contribución a mejorar las condiciones de paz en las áreas afectadas por el conflicto y por actuar como fuerza impulsora en los esfuerzos para prevenir el uso del hambre como arma de guerra y conflicto ".


Según el Comité Nobel, el PMA se encargó de ayudar a “100 millones de personas en 88 países” a lo largo de 2019. Afirmó que la pandemia del coronavirus chino “ha contribuido a un fuerte repunte del número de víctimas del hambre en el mundo” y aplaudió la “impresionante capacidad del PMA para intensificar sus esfuerzos” dada la situación actual.


“El mundo corre el peligro de experimentar una crisis de hambre de proporciones inconcebibles si el Programa Mundial de Alimentos y otras organizaciones de asistencia alimentaria no reciben el apoyo financiero que han solicitado”, insistió el comité.


David Beasley, director ejecutivo de la agencia de la ONU, describió el premio como un “reconocimiento conmovedor y conmovedor al mundo del personal del PMA que arriesga sus vidas todos los días para llevar alimentos y asistencia a cerca de 100 millones de niños hambrientos, mujeres y hombres de todo el mundo ".


“Cada una de los 690 millones de personas que padecen hambre en el mundo de hoy tiene derecho a vivir en paz y sin hambre. Hoy, el Comité Noruego del Nobel ha centrado la atención mundial en ellos y en las devastadoras consecuencias del conflicto ”, dijo Beasley.


El reconocimiento internacional para la organización de ayuda más grande del mundo concluye una década que de otra manera se vio empañada por una variedad de escándalos, desde preocupaciones sobre la corrupción y el robo de ayuda hasta luchas internas para contener la agresión sexual y la violación, y al menos un incidente en el que la ayuda alimentaria del PMA envenenó y mató personas.


Internamente, una revisión independiente de la cultura del lugar de trabajo en el PMA reveló hace un año que más de dos docenas de personas en la agencia habían sufrido violación o agresión sexual en el trabajo.


El número de incidentes de agresión sexual denunciados en general fue significativamente mayor.


El estudio, realizado por consultores de la firma Willis Towers Watson (WTW), también encontró “resultados alarmantes sobre la experiencia de comportamiento abusivo” de manera más general en el PMA. Los consultores organizaron una encuesta anónima al personal de la empresa.


De los encuestados, 28 dijeron haber sufrido "violación, intento de violación u otro asalto sexual", aproximadamente el doble de los que informaron de manera similar en toda la ONU


Los encuestados informaron tasas más altas de "abuso de autoridad": el 35 por ciento dijo que lo había visto en la organización - donde el término se definió como que incluye "supervisión autoritaria" e "interferencia con las oportunidades profesionales". Otro 29 por ciento dijo que experimentó acoso no sexual, incluidos "gritos y agresión" y "difusión de rumores".


El informe concluyó que el PMA necesitaba una “revisión sistémica” de la forma en que trata a sus empleados.


Sorprendentemente, la tasa de agresión sexual revelada en el PMA por la encuesta fue significativamente más baja que la de las Naciones Unidas en general. Según la Encuesta de Espacio Seguro de la ONU publicada en enero de 2019, el 38,7 por ciento de los trabajadores de la ONU han sufrido acoso sexual allí.


Estas estadísticas también solo involucran casos en los que las víctimas son empleados de la ONU.


Las Naciones Unidas se enfrentan a acusaciones generalizadas de violación (incluso de niños), agresión sexual , " sexo por comida / ayuda " y otros delitos a través de muchas de sus agencias, más notoriamente su programa de " mantenimiento de la paz ".

"Si tenemos una denuncia de violación por parte de alguien en el PMA, si podemos corroborarlo, no puedo empezar a decirles cuán agresivos [seremos]", dijo David Beasley, director ejecutivo, a Associated Press el año pasado.


Con respecto a los esfuerzos humanitarios que el PMA realmente realiza, ha enfrentado más de una década de preocupaciones sobre la corrupción generalizada, lo que ha provocado que los alimentos caigan en manos de caudillos, terroristas y otros actores criminales, que luego los venden para financiar sus operaciones ilícitas. Un informe de 2009 reveló  que tanto los funcionarios somalíes como los caudillos estaban vendiendo a los destinatarios previstos alimentos de la ONU etiquetados específicamente como "no a la venta".


"En el sur y el centro de Somalia, donde casi 20 años de guerra han devastado el país, los caudillos comúnmente roban la ayuda alimentaria y la utilizan para controlar a la población", informó The National de los EAU ese año. "Aquí, en la región norte más estable, donde muchos han buscado refugio de los combates, algunos de los alimentos son robados por funcionarios corruptos que buscan obtener ganancias".


Un informe del consejo de seguridad de la ONU filtrado un año después encontró que hasta la mitad de la ayuda alimentaria del país, en su mayoría a través del PMA, nunca llegó a los destinatarios previstos, ya que fue robada antes de llegar allí. Los culpables, según el informe, son "contratistas corruptos, militantes islámicos radicales y trabajadores locales de la ONU".


La corrupción continuó estropeando la agencia a lo largo de la década. Un informe de Fox News de 2015 acusó al PMA de perder millones debido a una financiación mal gestionada.


"El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en 2013 y 2014 utilizó millones de dólares de fondos fiduciarios de donantes especialmente designados como una alcancía para todo uso, a menudo sin crear salvaguardias para garantizar que el dinero se usara correctamente y como lo habían previsto sus donantes", dice el informe alegó, "según un informe interno de la Oficina del Inspector General del PMA".

El informe supuestamente concluyó que los fondos, en "algunos casos ... se utilizaron para fines que no concordaban con la intención original".


Además de las preocupaciones por la corrupción, la ayuda del PMA que llega de forma gratuita a los destinatarios previstos no siempre es segura para el consumo. El año pasado, el PMA anunció que dejaría de distribuir un “súper cereal” destinado a personas desnutridas en Uganda porque los expertos lo encontraron cargado de bacterias peligrosas, moho y posibles carcinógenos.


El PMA dijo en un comunicado:

Este problema no tiene precedentes en sus implicaciones para la cadena de suministro mundial del PMA, ya que los suministros de alimentos en espera en todo el mundo ascienden a más de 21.000 toneladas métricas, con un valor de reposición estimado de 22 millones de dólares EE.UU. El PMA ha tomado amplias medidas preventivas, ya que la salud y la seguridad de las personas a las que servimos es nuestra principal preocupación.

La interrupción inicial de la distribución comenzó en marzo después de que surgieron informes iniciales de que el cereal era peligroso, lo que lo vincula con la muerte de 400 personas y cientos de enfermedades. Los que se encontró que se enfermaron después de comer el cereal mostraron signos de "trastorno mental".


En septiembre, el PMA tuvo que una vez más dejar de distribuir el “super cereales” debido a que más personas reportaron enfermedades. Según los informes, el PMA confiscó 21.000 toneladas de "supercereales".


Fuente

Frances Martel en  Facebook

www.breitbart.com

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved