• Prevencia

Mujeres africanas afirman que trabajadores de la OMS utilizaron la crisis del ébola para violarlas


Un informe coproducido por The New Humanitarian , una agencia de noticias de derechos humanos sin fines de lucro, dijo que 51 mujeres en la República Democrática del Congo han acusado al personal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con representantes de varias agencias de ayuda y organizaciones no gubernamentales, de utilizar la crisis del ébola como una oportunidad para explotarlos sexualmente.


El informe incluyó entrevistas con las 51 mujeres, además de relatos que corroboran los testimonios locales e internacionales, que cubren el período de 2018 a marzo de 2020. 


“La mayoría de las mujeres dijeron que numerosos hombres les habían hecho proposiciones, las obligaron a tener relaciones sexuales a cambio de un trabajo o rescindieron sus contratos cuando se negaron”, dice el informe.


Los autores entrevistaron a mujeres que dijeron que el abuso era bien conocido, generalizado y, a menudo, dirigido a las mujeres más vulnerables en la región del brote de ébola:

Las mujeres dijeron que las emboscaron en oficinas y hospitales, otras las encerraron en habitaciones por hombres que les prometieron trabajo o amenazaron con despedirlas si no cumplían.

"Tantas mujeres se vieron afectadas por esto", dijo una mujer de 44 años, quien dijo a los periodistas que para conseguir un trabajo tuvo relaciones sexuales con un hombre que dijo ser trabajador de la OMS.
Ella y las otras mujeres hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias. Se han eliminado algunos datos de identificación para proteger sus identidades.

“No puedo pensar en alguien que trabajó en la respuesta que no tuvo que ofrecer algo”, agregó.

Algunas mujeres eran cocineras, limpiadoras y trabajadoras de extensión comunitaria contratadas con contratos a corto plazo, ganando entre 50 y 100 dólares al mes, más del doble del salario normal. Una mujer era una sobreviviente del ébola que buscaba ayuda psicológica. Al menos dos mujeres dijeron que quedaron embarazadas como resultado de su abuso.


Los autores notaron sombríamente que su informe se centró en una sola ciudad en el epicentro del brote de ébola, lo que sugiere que se podrían descubrir más historias de abuso en otras ciudades. 


La mayor cantidad de denuncias de abuso se dirigieron a hombres que dijeron que trabajaban para la OMS, seguidos por hombres que afirmaron trabajar para el Ministerio de Salud congoleño.


Otros hombres acusados ​​en el informe dijeron que estaban afiliados a World Vision, UNICEF, la organización benéfica médica ALIMA, Oxfam, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU y Médicos sin Fronteras, comúnmente conocido por su acrónimo francés MSF.

Algunos de los hombres eran africanos, mientras que se decía que otros procedían de Europa y Canadá. 


Los autores admitieron implícitamente la posibilidad de que algunos de estos hombres pudieran haber tergiversado sus afiliaciones y orígenes nacionales ante las mujeres a las que intentaban manipular, aunque entrevistaron a conductores de agencias de ayuda que dijeron que con frecuencia se les exigía que llevaran a las mujeres a "arreglos sexuales".


"Era tan regular, era como comprar comida en el supermercado", dijo un conductor de una agencia de ayuda. Otro habló de un médico que le pidió que llevara hombres jóvenes a restaurantes y hoteles.


Las mujeres afirmaron que los depredadores sexuales simplemente merodeaban por los lugares donde se ofrecía empleo, como hospitales y supermercados, y se abalanzaban cuando veían a mujeres que estaban "visiblemente decepcionadas por haber sido rechazadas por trabajos". Otros arrinconaron a mujeres que ya estaban empleadas y les dijeron que el sexo era un requisito para mantener sus trabajos o ascender.


Algunas de las mujeres eran sobrevivientes del Ébola o viudas del Ébola. La OMS describe la transmisión sexual del virus del Ébola como una "fuerte posibilidad", lo que significa que los supuestos ataques pueden haber ayudado a propagar el virus.


“Te contrataron con sus ojos. Te mirarían de arriba abajo antes de hacer una oferta ”, dijo una mujer.


Un empleado anónimo de la OMS dijo a Reuters que la respuesta al ébola trajo miles de puestos de trabajo a la empobrecida República Democrática del Congo, y "muchos consultores se divirtieron utilizando el chantaje sexual para la contratación".


New Humanitarian y Reuters señalaron con escepticismo que la OMS y otras ONG afirmaron haber recibido "pocas o ninguna denuncia de abuso o explotación sexual contra sus trabajadores en el Congo" e insistieron en que tienen políticas de "tolerancia cero" contra el abuso sexual.


Después de la publicación del informe, World Vision y ALIMA anunciaron que abrirían investigaciones internas, y los ejecutivos de World Vision describieron las acusaciones como "impactantes". Un portavoz de la OMS dijo que las acusaciones en el informe están "bajo revisión".


UNICEF dijo que ha recibido algunas quejas contra el personal de dos de sus organizaciones asociadas, pero que no eran las mismas que las del informe New Humanitarian / Reuters.


"A pesar de nuestros mejores esfuerzos, los casos de explotación y abuso sexuales en la República Democrática del Congo siguen siendo muy poco denunciados", dijo un portavoz de UNICEF, y agregó que la organización ha establecido numerosas formas para que se presenten denuncias confidenciales en el Congo. 


Las mujeres entrevistadas para el informe dijeron en general que desconocían esos métodos de denuncia confidenciales. Dijeron que temían no solo la pérdida de empleo si hablaban, sino también el estigma y las represalias de sus familias y comunidades.


El ministro de Salud de la República Democrática del Congo, Eteni Longondo, dijo a Reuters que no ha recibido informes de explotación sexual por parte de trabajadores humanitarios.


“Le pido a cualquier mujer a la que se le pida este tipo de servicios de abuso y explotación sexual que lo denuncie, porque no está permitido en el Congo. Si es un trabajador de la salud quien está involucrado en este caso, yo personalmente me ocuparé de él ”, dijo Longondo.


Los autores del informe dijeron que a pesar de estas negaciones y promesas de tolerancia cero con el abuso sexual, “siguen apareciendo informes de tal comportamiento” en lugares como Haití, la República Centroafricana, Bosnia y ahora la República Democrática del Congo (RDC). El informe citó a reformadores que dijeron que solo los donantes y los contribuyentes pueden obligar a estas organizaciones a implementar las medidas enérgicas de tolerancia cero que prometen constantemente.


El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió que las acusaciones en el informe sean "investigadas a fondo", pero Reuters señaló con escepticismo que Guterres ha lanzado iniciativas de alto perfil para combatir el abuso sexual por parte de la ONU y agencias asociadas a lo largo de los años, y el abuso sigue ocurriendo.


Una de esas iniciativas fue un comando de 2017 para que todas las entidades de la ONU informaran las acusaciones de abuso a Guterres en "tiempo real" utilizando una base de datos sofisticada de Internet, pero un portavoz de Guterres admitió que la OMS "recién 'ahora' acordó publicar sus acusaciones. "


La ONU y agencias como la OMS ciertamente tenían motivos para sospechar que el equipo de respuesta al ébola en la República Democrática del Congo merecía un escrutinio excepcionalmente detenido.


El Congo fue descrito como el "epicentro" de la crisis de abuso sexual de la ONU en un informe de septiembre de 2017 de Associated Press , que contó más de 700 denuncias de abuso y explotación contra el personal de mantenimiento de la paz de la ONU y otro personal en el Congo durante los 12 años anteriores.


“Con raras excepciones, las víctimas entrevistadas por AP no recibieron ayuda. En cambio, muchos fueron desterrados de sus familias por tener hijos mestizos, quienes también son rechazados, convirtiéndose en una segunda generación de víctimas ”, escribió Associated Press en ese momento.



Fuente

www.breitbart.com


Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved