• Prevencia

Ministro de Sanidad español reconoce derecho de ciudadanos a indignarse con su asistencia a una gala

El ministro de Sanidad de España dijo el miércoles que los españoles tienen razón al sentirse indignados tras su asistencia a una ceremonia de entrega de premios con docenas de otros altos cargos poco después de que el país entrara en su segundo estado de alarma para controlar la segunda ola del coronavirus.

En días de toque de queda, recomendaciones de limitación de contactos solo a los íntimos e incertidumbre sobre la pandemia, se ha celebrado una reunión social con numerosos invitados y, en ocasiones mucha cercanía, para conmemorar el quinto aniversario del diario digital El Español.


Se entregaron premios, entre ellos a la ministra Margarita Robles, y las mascarillas se pusieron y quitaron según la situación recomendaba ( o el criterio de cada cual hizo aconsejable o no).


Políticos de casi todo el arco parlamentario pasaron por alto recomendaciones de limitar encuentros sociales a grupos burbuja.

Las fotografías del evento celebrado el lunes en el glamuroso Casino de Madrid, que mostraban a muchos invitados sin mascarillas, se hicieron rápidamente virales y provocaron la indignación de muchos españoles, que sintieron que se les está aplicando un doble rasero.


Entre los asistentes había cuatro ministros, el líder de la oposición Pablo Casado y varios de sus diputados del Partido Popular, así como un grupo de líderes empresariales.


En su intervención en el Congreso el miércoles, el ministro Salvador Illa dijo que el evento cumplía con todas las restricciones y que sólo se quedó para entregar un premio a las fuerzas armadas.



“Tras la entrega del galardón, quizás no lo sepan, me fui. No me quedé a cenar”, dijo el titular de Sanidad de uno de los países europeos más afectados por la pandemia de coronavirus.


Illa reconoció, no obstante, que su asistencia había dado un mal ejemplo.

“Hasta aquellos actos en que se cumplen todos los requisitos es mejor evitarlos”, dijo. “El camino es tan solo uno, la mejor distancia es no estar”.


Muchos españoles están frustrados con los esfuerzos de su gobierno para controlar la pandemia, que ha matado a más de 35.000 personas e infectado a más de un millón.


El domingo, el presidente Pedro Sánchez declaró un estado de alarma que espera ampliar durante seis meses para aplicar un toque de queda nacional y habilitar las restricciones de movimiento que decidan las regiones. Las reuniones sociales privadas se limitan a seis personas, pero se permiten eventos públicos con más audiencia si se garantizan las directrices sanitarias.


El sitio web de noticias online El Español, que organizó el evento, dijo que era tanto seguro como legal, ya que la asistencia de 80 personas equivalía al 33% de la capacidad del lugar.


Pero Gabriel Rufian, portavoz del partido separatista catalán de izquierdas ERC e Iván Espinosa de los Monteros, portavoz del partido de extrema derecha Vox, fueron algunos de los que reprendieron a sus colegas parlamentarios por asistir al evento.


Fuente

Información de Nathan Allen and Inti Landauro; editado por Ingrid Melander y Alison Williams; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters. - El Español



Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved