• Prevencia

«La historia del plástico»: la película que revela el origen y destino de este material


Reciclar se ha convertido en un tema prioritario y muy popular, sin embargo, ¿cuál es la realidad tras esta iniciativa global?


Distintas personas alrededor del mundo se han caracterizado por hacer arduas investigaciones y exponer la realidad de temas controvertidos y actuales.


Recientemente un tema que ha llamado la atención de todos es el reciclaje.

Se ha hecho un énfasis realmente prioritario al hecho de reciclar, y en medio de un llamado urgente de la naturaleza y después de ignorar el tema por años, parece que todos, especialmente las empresas, desean poner manos a la obra.

No obstante, ¿cuál es la realidad tras el reciclaje? Un nuevo filme expone una catástrofe global impulsada por intereses corporativos.

«La historia del plástico»: la película que revela el origen y destino de este material El plástico es un producto que, en los últimos 60 años, se ha introducido en casi todos los aspectos de nuestras vidas modernas, pero recientemente se ha buscado su desaparición.

La mayoría de nosotros vemos el plástico en solo una breve etapa de su largo ciclo de vida.


Esa es la etapa del consumidor, cuando los productos que compramos vienen envueltos en ellos, y luego los tiramos en una papelera de reciclaje o en un bote de basura.


Pero el hecho es que hay mucho más que hacer antes de que esos plásticos lleguen a nuestras casas y después de depositarlos en la basura.

Un nuevo documental de largometraje llamado La historia del plástico hace un excelente trabajo al explicar este proceso.


El filme fue lanzado el 20 de abril en honor al 50 aniversario del Día de la Tierra, fue dirigido por Deia Schlosberg y producido por Pale Blue Dot Media, junto con The Story of Stuff, un reconocido grupo activista ambiental que ha realizado más de una docena de cortometrajes y animaciones desde 2007. ¡Puedes ver el trailer aquí!



El largometraje hace uso de imágenes de archivo de anuncios y entrevistas televisadas con ejecutivos de combustibles fósiles.


El filme muestra cómo la producción de plástico comenzó en la década de 1950 y se ha intensificado desde entonces.

Debido a que sus materias primas son productos petroquímicos, y con la producción excesiva de gas natural fracturado, la industria de los combustibles fósiles tiene la intención de canalizar ese excedente en aún más plástico.


(Este excedente aumentará aún más si el consumo de gasolina se reduce con un cambio generalizado a los autos eléctricos).


Estas instalaciones de producción, muchas de las cuales están construidas en las denominadas regiones de «Callejón del Cáncer» de Texas y Louisiana, liberan químicos tóxicos en el aire y el agua que en gran medida no están regulados por la Agencia de Protección Ambiental.


Los «nurdles», o pequeñas bolitas de plástico, que se derriten para crear nuevos productos, a menudo se derraman en las vías fluviales cercanas, ingresando a la cadena alimentaria cuando son ingeridos por la vida marina.


El resultado es un ambiente tóxico y venenoso que se ha relacionado con:

  • Tasas de cáncer altas altas (particularmente leucemia infantil).

  • Problemas respiratorios.

  • Infertilidad.

Y como muestra la película, cualquiera que se exprese contra las infracciones está amenazado agresivamente por las compañías.


La ironía del diseño y reciclaje


Los productos se distribuyen a nivel mundial y, curiosamente, su diseño difiere según el país en el que se venden.


Por ejemplo:


Una botella de champú Unilever que se vende en Bélgica viene en una botella de plástico grande con una escritura en el reverso que asegura su reciclabilidad e incluso tiene un depósito pagado por adelantado por la compañía para cubrir los costos de reciclaje.


El mismo champú se comercializa en Asia en una bolsita de plástico de baja calidad, de un solo uso y de múltiples capas que es completamente no reciclable.



Esto demuestra que las decisiones tomadas en las salas de juntas de las empresas, de hecho, están perpetuando gran parte de la contaminación plástica que proviene de Asia, y que deberíamos culpar a las empresas más que a los países por la falta de una infraestructura adecuada de residuos.


El reciclaje es una farsa


La película viaja por todo el mundo y pasa mucho tiempo hablando con clasificadores de plástico y activistas de cero residuos en India y Filipinas.


Ellos comparten que:


Toda la industria del reciclaje, tal como la conocemos, solo es posible porque tenemos pobreza.

Gran parte de los desechos reciclables de América del Norte y Europa se envían al extranjero para su clasificación manual por trabajadores marginados y sin educación, a menudo mujeres.


Dividen los plásticos en más de 80 categorías por apariencia, sensación y olor: prendiendo fuego a una esquina y respirando los humos para detectar su tipo.


Cuando el plástico se puede «reciclar», se tritura, se lava (con el agua sucia que se desecha en los ríos cercanos), se derrite, se extruye en cuerdas y se corta en pedazos.

El proceso es maloliente, expuesto y terriblemente dañino para los trabajadores desprotegidos que lo están haciendo, difícilmente el milagro ecológico que nos gusta imaginar que es el plástico reciclado.

Todo lo que no se puede salvar se quema en incineradores cercanos, aumentando las tasas de cáncer, erupciones cutáneas, infertilidad y otros problemas de salud en las inmediaciones.


«Reciclado efectivamente» distinto de «ser reciclado»


Tiza Mafira, activista indonesia y fundadora del movimiento Plastic Bag Diet, hace una distinción crucial entre ser «reciclado efectivamente» es muy diferente de «ser reciclado».


«La mayoría de la gente piensa que el plástico puede reciclarse, pero en realidad la mayoría del plástico es muy difícil de reciclar.


Los datos del Foro de la Economía Mundial muestran que el 32% de los envases de plástico terminan ensuciando el medio ambiente, el 40% está en un vertedero en algún lugar, el 14% incinerado.


El 14% se recicla, pero solo el 2% se recicla efectivamente.


Reciclado efectivamente significa que se recicla en algo que es realmente tan útil como lo era antes.


La mayor parte se recicla, lo que significa que se vuelve algo peor.


A diferencia del vidrio y los metales, los plásticos se degradan cuando se reciclan.


La mayoría del plástico reciclado solo se recicla una vez antes de terminar en vertederos, incineradores y el medio ambiente».


El reciclaje no es real. Es una farsa. Nos hace sentir bien con lo que estamos haciendo en el momento, pero en realidad simplemente pospone lo inevitable, que nuestra basura se depositará en el vertedero (o peor) y permanecerá en los siglos venideros. No aborda el problema mucho más grande. Treehugger.



¿Quién es responsable de la limpieza?


La industria de los combustibles fósiles dice que está preocupada por la contaminación plástica y ha asignado pequeñas cantidades de dinero a los esfuerzos de limpieza, pero su principal prioridad es trasladar la responsabilidad a los consumidores y al gobierno de lidiar con los desechos, a través de campañas ecológicas.


Ejemplo de dichas campañas son Keep America Beautiful y The Alliance para terminar con los residuos plásticos.


Esto puede resultar absurdo, ya que como explica la película:

Los plásticos no son impulsados ​​por la demanda de ellos, sino por la oferta.

A estas empresas les conviene inundar los mercados asiáticos con plásticos de un solo uso para crear nuevos mercados para sus instalaciones petroquímicas en rápida expansión.


(En los EE. UU., 325 plantas se construirán o ampliarán para 2025 y la mayor parte de esto se destinará al extranjero).


No tiene nada que ver con que los compradores se den cuenta de repente de que necesitan productos en plástico, mientras que sus modelos de recarga tradicionales han funcionado durante años.

Las limpiezas de plástico tienen un propósito: son una excelente manera de ver qué tan grave es el problema. No podemos confiar en él como una solución. Zoë Carpenter, periodista.



¿Cuál es la solución?


De acuerdo con la activista Tiza Mafira insiste en que la única solución radica en cerrar el grifo de plástico.


«Deben implementarse políticas de responsabilidad extendida del productor para incentivar a estas compañías a crear mejores diseños de empaque, de lo contrario, nada cambiará». Ella continuó:


La gente piensa que la prevención es radical, algo que viene después del reciclaje.
No lo es. Se supone que es lo más importante que se debe hacer en primer lugar.
Tiene que ser una política. Esa es la única forma de obtener conversiones a gran escala. Tiza Mafira, activista indonesia y fundadora del movimiento Plastic Bag Diet.

La historia del plástico, es una película que todos deberíamos ver. Ahora importa más que nunca debido al aumento inquietante de los plásticos de un solo uso provocados por la pandemia de coronavirus, a pesar de la falta de evidencia de que los productos de un solo uso sean más seguros que los reutilizables.


No podemos permitir que esto deshaga años de arduo trabajo de activistas antiplásticos cuando la situación ya es tan grave.




Fuente: ExpokNews


Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved