• Prevencia

Industria turística española en estado grave por coronavirus

La pandemia tiene sobre las cuerdas a España: el alto número de contagios ha provocado que muchos países lo consideren zona de riesgo, provocando así una caída drástica del turismo, uno de sus pilares económicos.

"La temporada ha concluído y millones de empleos están en juego", resume la actual situación para DW Juan Carlos Higueras, de la Escuela de Negocios EAE, en Madrid.


Oficialmente, España es el país europeo que declara más nuevos contagios por coronavirus: 132 a la semana por cada 100.000 habitantes. Alemania tiene 15. Muchos países advierten sobre los riesgos de viajar a España. Las cifras oficiales dicen que, hasta ahora, solo 55.000 españoles han perdido su trabajo, porque la mayoría aún se encuentra en los llamados ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Sin embargo, un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) prevé que, al final, el 70 por ciento de los empleados del sector turístico perderá su trabajo.

Especialmente afectadas se verán las Islas Baleares, donde este sector contribuye con el 35 por ciento al rendimiento económico de la región. Por su parte, las Islas Canarias, donde el desempleo juvenil es especialmente elevado, tienen a corto plazo una ventaja: no solo están excluídas de la mayoría de las advertencias de viaje por su baja tasa de infecciones, por lo que agencias alemanas como Tui derivan en parte sus viajes a  España a aquella región, sino que además su temporada alta comienza en invierno.


Para Mallorca, el panorama pinta más oscuro: "La cobertura mediática de algunos medios alemanes de masas ha creado un pánico exagerado", critica el inversor Matthias Meindel, que vive por temporadas en la isla balear.


La proliferación de patrullas policiales y el cierre de parques y playas durante la noche son medidas para atajar el virus. Llevar mascarilla es obligatorio desde hace tiempo y ahora solo se puede fumar en la calle guardando una distancia mínima de dos metros de otras personas. Los ciudadanos se atienen con disciplina de hierro a estas reglas. "De los turistas no siempre puede decirse lo mismo", advierte Meindel. Además, ahora solo pueden viajar a  España quienes rellenen con antelación digitalmente un profuso formulario.


Muchos empleos en peligro


Lo que está claro es que la economía debe repensar su situación con rapidez. El Gobierno quiere ahora, junto con una consultora privada, encauzar todo el sector turístico para que deje más margen con menos visitantes. Tras 2019, un año récord con casi 84 millones de turistas extranjeros que dejaron 92 mil millones de euros en el país, la asociación del ramo Exceltur calcula una pérdida de casi 100 mil millones en 2020, 15,6 mil millones más de lo esperado.


El sello de calidad "turismo seguro", recientemente ideado por el Ministerio de Turismo, sirve para quitar el miedo a los visitantes. Garantiza un protocolo de higiene y un riesgo bajo de contagio. "Con este mecanismo de protección promovemos en la región de Castilla-La Mancha sobre todo rutas enológicas y gastronómicas, senderismo y eventos al aire libre", dice Ruth Ardyla, directora de la Oficina de Turismo de Castilla-La Mancha en Madrid. La ciudad de Toledo es una de las principales atracciones turísticas en la región manchega. Pero las cosas no van bien a pesar del esfuerzo que se está haciendo: "Antes, el 40 por ciento de nuestros visitantes eran extranjeros, ahora solo lo son entre el 15 y el 20 por ciento", dice Ardyla.


El futuro es más incierto que en ningún otro país de la UE. En 2019, casi 2,4 millones de personas trabajaron en España de forma directa o indirecta en la industria vacacional, sector que creó en la última década 500.000 nuevos empleos, que ahora sobran por la baja cifra de turismo extranjero. Exceltur pide por ese motivo que un cuarto de los 140 mil millones concedidos desde Bruselas desemboque en el sector turístico. Además, la asociación pide que se prolonguen los ERTEs, incluso hasta la Semana Santa de 2021.


Buscar el futuro en África


Según cifras de la empresa de tasaciones inmobiliarias Tinsa, los precios de la vivienda han descendido desde marzo de 2020 en promedio un 8,2 por ciento en Baleares y Canarias, y en la costa mediterránea, un 6,1 por ciento. Para frenar esta tendencia, el economista español Javier Díaz-Giménez aconseja no perder de vista el resto de la economía y construir finalmente casas y edificios energéticamente eficientes. "La industria de la construcción es para nosotros igual de importante que la del turismo".


Para Díaz-Giménez, la mirada debe dirigirse hacia África, un contienente donde  España podría participar con reputadas empresas de infraestructuras como ACS y Ferrovial.


También la ministra de Industria, Reyes Maroto, ha reconocido ese potencial aprobando el plan "Horizonte África", para facilitar la participación de empresas españolas en el continente vecino. El economista Higueras alaba la decisión, ya que cree también que el futuro de España está en África: "Somos el puente de Europa con este continente y no debemos ceder todo el negocio a franceses, británicos, chinos y estadounidenses".

(ms/cp)


Fuente

Deutsche Welle

2 vistas

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved