• Prevencia

Gobernador de Texas ordena a sus agencias enfrentar las amenazas de Biden a la industria energética


El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que no permitirá que la administración Biden destruya los empleos en el Estado y firmó una orden ejecutiva para que todas las agencias estatales se preparen a desafiar toda acción federal que amenace su industria energética.


”Estoy en Midland para dejar claro que Texas va a proteger la industria del petróleo y el gas de cualquier tipo de ataque hostil lanzado desde Washington D.C.”, de acuerdo con el medio local NBC DFW del 28 de enero.


Asimismo, Abbott vetará leyes relacionadas con el “nuevo acuerdo verde”, en caso de que se apruebe, e impulsó una legislación para evitar la prohibición de los aparatos de gas natural.


“El abrazo del presidente Biden al nuevo acuerdo verde es un asesino de empleos en Texas”, enfatizó Abbott.


Y agregó: “También supone una bola de demolición para la independencia energética que Texas ha sido capaz de proporcionar a los Estados Unidos de América y Texas no va a quedarse de brazos cruzados…”


En su orden Abbott busca armar a las instituciones del estado para contraatacar las disposiciones emanadas de Biden, acciones que podrían configurar una nueva guerra interna, al menos administrativamente.


“Cada agencia estatal debe trabajar para identificar posibles litigios, oportunidades de notificación y comentarios y cualquier otro medio de evitar la extralimitación federal dentro de la ley”, escribió.


Otra de las medidas que implementará Abbott tiende a impedir que las autoridades de las ciudades o los condados prohíban los aparatos de gas natural en los nuevos edificios, como se empezó a hacer en San Francisco.


“En Texas, no dejaremos que las ciudades utilicen la corrección política para dictar qué fuente de energía se utiliza”, agregó.


Biden causa cada vez mayor preocupación y enojo entre los estadounidenses por sus tendencias globalistas que incluyen la adhesión a los acuerdos climáticos de París, una opción que ya había sido desechada por el expresidente, Donald Trump.


En función de lo anterior Biden se lanzó en contra de la industria energética, destruyendo de inmediato la creación de 60.000 puestos de trabajo al prohibir el oleoducto Keystone XL.


Además prohibió temporalmente la emisión de nuevos permisos y arrendamientos para la perforación y el fracking en tierras federales y la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles, los que eliminaría la creación de hasta 1 millón de empleos de continuar con estas políticas.


Fuente

José Hermosa-BLes.com

3 vistas0 comentarios

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved