• Prevencia

Fabricantes de guantes luchan por seguir el ritmo de la demanda

Si bien los expertos en salud argumentan que lavarse las manos con regularidad ofrece una mejor protección contra el COVID-19 que los guantes, se espera que el auge actual de los EPI plantee más problema en el futuro.

Sin un final a la vista para la pandemia de coronavirus, la demanda mundial de guantes quirúrgicos, como de otros tipos de equipos de protección personal, está en auge, lo que deja a los fabricantes luchando por mantenerse al día.


Se espera que el mercado mundial de equipo de protección individual (EPI), desde mascarillas, batas y guantes hasta zapatos y geles desinfectantes, aumente de 52.000 millones de dólares en 2019 a 93.000 millones de dólares en 2027, según el especialista en datos del mercado alemán, Statista.


A los defensores del medio ambiente les preocupa que millones de toneladas de guantes de un solo uso terminen contaminando los océanos.

A los defensores del medio ambiente les preocupa que millones de toneladas de guantes de un solo uso terminen contaminando los océanos.


Y, al igual que otros productos similares que anteriormente eran predominantemente del dominio del personal médico especializado, el guante quirúrgico se ha vuelto muy buscado incluso por el público en general.


Mercado mundial de guantes desechables


Allied Market Research, con sede en EE. UU., estima que el mercado mundial de guantes desechables ascendió a 6,8 mil millones de dólares en 2019, y se espera que casi se triplique a 18,8 mil millones para 2027.


Así como la escasez mundial de mascarillas y geles desinfectantes ha elevado los precios de esos productos, los guantes médicos de un solo uso se han vuelto cada vez más difíciles y costosos de conseguir durante la crisis sanitaria.


"Tenemos centros de salud que nos llaman todos los días para intentar conseguir guantes", dijo Sebastien Lenoble, director de Shield Scientific, con sede en Holanda, que comercializa guantes para aplicaciones médicas, industriales y de laboratorio. "Estos no son nuestros clientes habituales. Vienen a nosotros porque están desesperados por encontrar guantes". 

Un trabajador inspecciona guantes desechables en la fábrica Top Glove en Shah Alam, en las afueras de Kuala Lumpur, Malasia

OMS: usar guantes de goma o látex en público ofrece poca protección


Y si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que usar guantes de goma o látex en público ofrece poca protección contra las infecciones, se están volviendo cada vez más comunes en las tiendas y el transporte público de todo el mundo.


"Estamos observando un aumento de más del triple en la demanda de guantes de examen, y la demanda de guantes quirúrgicos también ha aumentado significativamente", dijo Monika Riedel, portavoz de la empresa austriaca Semperit, cuya subsidiaria Sempermed fabrica entre siete y ocho mil millones de guantes cada año.


Fabricante malayo Top Glove


El fabricante malayo Top Glove, que se describe a sí mismo como el mayor productor mundial de guantes de goma, dijo que está recibiendo pedidos de 11 a 12 mil millones al mes, en comparación con los 4,5 mil millones antes de la pandemia.


Como resultado, los clientes ahora deben esperar casi 600 días para que se llenen sus pedidos, en comparación con un tiempo de entrega normal de 30 a 40 días, dijo el director ejecutivo, Lim Wee Chai. 


Escasez de materias primas


Además, con la escasez de materias primas, los costes de producción también están aumentando. "La escasez de materia prima para nuestros guantes de nitrilo y la interrupción del suministro o producción de otros materiales, como materiales de embalaje, debido al bloqueo global, ha provocado un aumento en el costo de producción", dijo Top Glove. Eso se traspasaría a los clientes en forma de precios más altos.


Fuente

Deutsche Welle 

10 vistas0 comentarios

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved