• Prevencia

El virus de la lucha indígena de Perú utilizando la sabiduría ancestral

Perú tiene la tasa de mortalidad por COVID-19 confirmada por población más alta del mundo, lo que obliga a los indígenas a encontrar sus propios remedios.

A medida que el coronavirus se extendió rápidamente por la Amazonía peruana, la comunidad indígena Shipibo decidió recurrir a la sabiduría de sus antepasados.

Los hospitales estaban lejos, sin médicos y sin camas. Incluso si pudieran entrar, muchos de los enfermos tenían demasiado miedo para ir, convencidos de que poner un pie en un hospital solo conduciría a la muerte.


De modo que Mery Fasabi recogió hierbas, las remojó en agua hirviendo e indicó a sus seres queridos que inhalaran los vapores. También preparó jarabes de cebolla y jengibre para ayudar a despejar las vías respiratorias congestionadas.


"Teníamos conocimiento sobre estas plantas, pero no sabíamos si realmente ayudarían a tratar COVID", dijo la maestra. "Con la pandemia, estamos descubriendo cosas nuevas".


La marcha despiadada de la pandemia a través de Perú, el país con la tasa de mortalidad confirmada por COVID-19 per cápita más alta del mundo, ha obligado a muchos grupos indígenas a encontrar sus propios remedios.


Perú es el hogar de una de las poblaciones indígenas más grandes de América Latina, que ha vivido en el país andino mucho antes de la llegada de los colonizadores españoles.


Fasabi dijo que los remedios no son de ninguna manera la cura, pero su enfoque holístico está resultando efectivo.


Lizardo Cauper, presidente de la Asociación Interétnica para el Desarrollo de la Selva Peruana, dijo que de los 500.000 indígenas que viven en la Amazonía, se estima que 147.000 han sido infectados por el virus y 3.000 han muerto.


Mientras que algunos se recuperan con remedios ancestrales, los menos afortunados suelen morir en casa.


Un equipo del gobierno viaja de una casa con techo de paja a la siguiente, recogiendo a los muertos que son llevados al cementerio COVID-19.


Julia Lina, que ha estado sufriendo síntomas de COVID-19, descansa en su cama rodeada por un mosquitero después de recibir un tratamiento a base de hierbas de los voluntarios. RODRIGO ABD / FOTO AP

Los voluntarios Isai Eliaquin Sanancino, izquierda, y Mery Fasabi, recolectan las hojas de una planta conocida localmente como "matico". La planta buddleja globosa tiene hojas verdes y una flor de color mandarina. RODRIGO ABD / FOTO AP

Los voluntarios Mery Fasabi, izquierda, e Isai Eliaquin Sanancino calientan un remedio a base de hierbas para un vecino que ha estado sufriendo síntomas de COVID-19. Roberto Wikleff, un hombre Shipibo, dijo que los 10 médicos, enfermeras y asistentes que suelen trabajar en una clínica cercana abandonaron sus puestos cuando llegó la pandemia. RODRIGO ABD / FOTO AP

Mery Fasabi, izquierda, e Isai Eliaquin Sanancino, llevan una olla de hierbas empapadas en agua hirviendo a la casa de una mujer infectada con el coronavirus. Fasabi, junto con otros 15 voluntarios, ha establecido un centro de tratamiento improvisado conocido localmente como Comando Matico que adopta un enfoque holístico para tratar el virus. RODRIGO ABD / FOTO AP

Sara Magin, que sufre de los síntomas del COVID-19, se sienta dentro de una carpa construida con una sábana mientras recibe una terapia de vapor a base de hierbas en la sede del Comando Matico. RODRIGO ABD / FOTO AP

Perú es el hogar de una de las poblaciones indígenas más grandes de América Latina, que ha vivido en el país andino mucho antes de la llegada de los colonizadores españoles. RODRIGO ABD / FOTO AP

Se cree que el bullicioso puerto de Pucallpa, donde se cargan madera, plátanos y otras frutas en barcos para exportar, es una de las principales fuentes de contagio. RODRIGO ABD / FOTO AP

Un equipo de gobierno retira el cuerpo de Manuela Chávez, quien falleció por síntomas relacionados con el nuevo coronavirus a los 88 años, del interior de su casa y la coloca en un ataúd, en la comunidad indígena Shipibo de Pucallpa. RODRIGO ABD / FOTO AP

Familiares miran en el ataúd de Manuela Chávez, durante un funeral en la comunidad indígena Shipibo de Pucallpa. Manuela murió por síntomas relacionados con el coronavirus. RODRIGO ABD / FOTO AP

Fuente AlJazeera

4 vistas0 comentarios

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved