• Prevencia

“El mayor fracaso del 2020”: No regular a los gigantes tecnológicos


Luego de considerar que Google desvió unos 2.6 millones de votos hacia los demócratas en el 2016, por el “Efecto de la Manipulación de los Motores de Búsqueda”, Charlie Kirk, el fundador y presidente del movimiento estudiantil nacional Turning Point USA, estuvo de acuerdo en que Google era “la compañía más peligrosa de la faz del planeta”.


Esta frase fue pronunciada por el senador estadounidense, Ted Cruz, dado que “es la más grande por mucho. La más poderosa con diferencia, y controla la gran mayoría de las búsquedas que hace la gente”, y citada por Kirk en su artículo del medio Human Events del 5 de enero.


Kirk luego de enumerar múltiples evidencias del inmenso poder de las grandes plataformas tecnológicas llega a una conclusión sobrecogedora.


“El año 2020 marcó el manejo más descarado del armamento de la Gran Tecnología que hemos visto hasta la fecha”, escribió.

Y agregó: “A pesar del claro y presente peligro que se nos ha mostrado, muy públicamente y en tiempo real, fallamos como nación en hacer algo para enfrentarlo”.

“Ahora, con una nueva administración a punto de entrar, podemos haber perdido nuestro momento”, dijo él, conocedor de que las grandes empresas de Silicon Valley financian abundantemente al partido demócrata e imponen su agenda izquierdista, lo cual no se hace sin contraprestaciones.


A pesar de los múltiples intentos por regular a estos poderosos conglomerados, ninguno tuvo efecto.


No se pudo cuando en octubre el Departamento de Justicia presentó una demanda antimonopolio al definirla como la “empresa más peligrosa” por las violaciones de la Ley Sherman, para limitar los monopolios en Estados Unidos.


Tampoco sirvió que 38 estados demandaran a Google a mediados de diciembre por suprimir los resultados de búsqueda y perjudicar a los competidores pequeños y a los consumidores.


Ni que el presidente estadounidense, Donald Trump, intentara revocar el artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, ni que se citara a los CEO varias veces a testificar ante el Congreso, todo fue en vano.


Superaron todos los intentos en contra y lograron imponer “qué temas deben ser promovidos o suprimidos, y qué discusión sería permisible con respecto a estos temas”, destaca Kirk.


Han llegado a superar al FBI, porque dado que es una entidad gubernamental no puede actuar fuera de sus límites constitucionales, en tanto que Google por ser una empresa que administra su propia plataforma puede hacer muchas cosas más.


En este momento “la comunicación sin restricciones es esencial para nuestra supervivencia como personas libres”, dice Kirk, como lo son los servicios de agua potable y de energía eléctrica.


Las grandes tecnológicas han llegado al punto de censurar al presidente Trump y cerrar sus cuentas por el tiempo que les plazca, sin ninguna repercusión, solo considerándose a sí mismos personas que previenen “la violencia”.


Fuente

José Hermosa – BLes

2 vistas0 comentarios

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved