• Prevencia

Edeka y su robot que ayuda a mantener la distancia de seguridad


Este ‘aliado’ tecnológico, que puede verse en un establecimiento de la cadena en el municipio alemán de Lindlar, ofrece recomendaciones a los clientes para evitar la propagación del COVID-19. Estamos cada vez más acostumbrados a ver que los supermercados de todo el mundo hacen uso de la robótica para diferentes tareas: seguimiento de inventario, limpieza, reposición de productos, entregas a domiclio… Pues bien, la última novedad nos la trae la cadena alemana Edeka, en concreto uno de sus establecimientos en el municipio de Lindlar. Con motivo de la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, la enseña ha optado por utilizar un robot para recordar la obligada distancia de seguridad que tienen que mantener los clientes, que como sabemos, es de al menos 1,5 metros. Pepper es el nombre de este ‘aliado’ del retail alimentario en Alemania que representa a una enfermera y ofrece, además, otras recomendaciones a los clientes para evitar la propagación del COVID-19. Sin embargo, el impacto de este singular asistente no solo está sirviendo para gestionar con eficacia la manera en la que los compradores deben comportarse dentro de los supermercados, sino que también arranca una sonrisa a los clientes del establecimiento ayudando así a despejar el estrés que genera esta situación de crisis. YA LO HEMOS VISTO EN ESPAÑA

A Pepper ya pudimos verlo hace algunos años también en España de la mano de Carrefour. Entonces, por un periodo de tiempo concreto, este robot estuvo interactuando con los clientes de esta cadena que disfrutaron con tres modelos diferentes:


  1. Pepper hola (da la bienvenida y ofrece información a través de una tablet alojada en el propio robot sobre promociones, descuentos y la app MiCarrefour);

  2. Pepper diversión (con funcionalidades lúdicas para interacctuar con los niños a través de juegos y bailes, la realización selfies o la posibilidad de mantener breves conversaciones con ellos); y

  3. Pepper bodega (proporciona información sobre el surtido de vinos).

Muy similar era también su ‘hermano’, el robot Romerito, de la cadena Sánchez Romero, que explicaba a los clientes algunas de las acciones y campañas de la compañía e incluso ofrecía un poco de diversión en el transcurso de la interacción con ellos. Una iniciativa que ha ayudado a la enseña a ofrecer un concepto premium. …Y FUERA TAMBIÉN

Otros muchos ejemplos los tenemos en otras cadenas internacionales, como Ahold Delhaize, con Marty, un robot que destaca por sus ojos saltones y que se dedica a revisar la colocación de los productos, comprueba la ausencia de los mismos y vigila que las instalaciones de la tiendas estén en buen estado. O los que se pasean por tiendas de Walmart, unos trabajadores tecnológicos no tan simpáticos con los clientes, pero sí muy eficaces para ayudar a automatizar ciertas tareas cotidianas: escanear lineales para detectar artículos agotados, precios incorrectos o etiquetas deficientes.


Fuente https://www.america-retail.com/

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved