• Prevencia

¿Cómo reinventarte en una industria que el Covid congeló?

Miles de personas perdieron sus trabajos, otras tantas cerraron sus negocios, y todos, en mayor o menor medida, hemos vivido cambios en nuestra vida diaria.


Para nadie es secreto que estamos viviendo una incertidumbre gigantesca a nivel mundial después de ya 12 meses de haber comenzado este viaje llamado Covid-19.


Ha sido un largo camino desde aquel primer anuncio donde se oficializaba la clasificación del virus a “pandemia” hasta el día de hoy donde ahora lo llamamos “nueva normalidad”.


Miles de personas perdieron sus trabajos, otras tantas cerraron sus negocios, y todos, en mayor o menor medida, hemos vivido cambios en nuestra vida diaria que no pudiéramos haber imaginado antes.


Mientras que al principio teníamos una mentalidad de “ya pasará” y todos contaban los días de cuarentena esperando su final, hoy es inminente la lucha entre dejar ir el pasado y abrazar esta nueva normalidad y lo que esta representa: el renovarse, reinventarse, y seguir.


De entre tantos tipos de negocios afectados, los eventos en vivo como conciertos, bodas, y otros tantos de esta especie, donde el corazón del suceso implica una aglomeración de personas, son las actividades que tienen una expectativa más incierta de poder reanudarse, al menos en el formato que las conocemos.


¿Cómo poder reinventarte si trabajas (o trabajabas) en este sector?


Eso mismo le pregunté a una pareja con experiencia en esa industria: Verónica Cervera y Carlos Rivero, quienes operaban una empresa exitosa dedicada a la organización de eventos y fiestas, y se enfrentaron con una completamente paralizada realidad económica.


Carlos y Vero cambiaron de giro por necesidad, pero hoy me cuentan que han logrado posicionarse como líderes en su nueva industria, las redes de mercadeo, en menos de los 12 meses que hemos vivido de pandemia; así que quise platicar con ellos y encontrar las raíces de este éxito.


Un amigo cercano a ellos que se dedica a esta industria les ofreció la oportunidad, y aunque en un principio se refugiaron en este negocio como una segunda fuente de ingresos en lo que esperaban que se reanudaran sus actividades normales, pronto se convirtió en un trabajo a tiempo completo que les dió las armas para reinventarse, y posicionarse ya no como empresa, sino como su propia marca personal.


Lo que empezó con la distribución de los productos de la red, terminó posicionándolos como expertos en el negocio ya que las estrategias de marketing y ventas que usaban para su negocio de bodas, la implementaron con grandes resultados en su nueva industria.


Carlos y Vero creen que esta fue una de las principales razones por las que pudieron hacer esa migración de industria sin tanto problema, ya que la experiencia y el prueba y error por el que habían pasado con sus estrategias anteriormente, aligeró el camino que hoy los trajo hasta aquí.


A través de su marca personal conformaron una comunidad interesada en cuidar de su bienestar físico y emocional a través de diferentes herramientas e información en distintos temas como meditación, nutrición, entrenamiento físico, entre otros.


En solo 3 meses de haber comenzado en la nueva industria, Carlos y Vero, quienes son proveedores para 2 hijos, lograron el rango platino dentro de la empresa en la que trabajan. De hecho, fueron las primeras personas en lograr este rango en un periodo de tiempo tan corto, factor que ayudó a posicionarlos rápidamente como expertos en el tema.


Para una familia que sus ingresos dependían al 100% de las actividades ahora congeladas, poder decir un año más tarde, que su economía es estable y no dependen de la suspensión de restricciones, es la bocanada de aire del respiro que muchos están buscando en este momento.


¿Cuáles son las claves para reinventar no sólo tu negocio si no tu vida en general durante esta nueva normalidad? Esto me dijeron Carlos y Vero de DoTerra:


Usa tus conocimientos a tu favor.


Pregúntate ¿en qué eres bueno?, ¿qué te gusta?, ¿qué actividades se te dan con facilidad? Detente por un momento y observa tu entorno, ¿qué oportunidades ves? ¿dónde podrías servir? y concluye por contestar ¿cuál es “la manzana más baja del árbol? esa oportunidad que es la que menos resistencia tendrá en hacerse realidad.


La pareja de empresarios tenía entre sus amistades cercanas a una persona que ya tenía éxito en este negocio, la cercanía con este entorno, y la coincidencia de habilidades que poseían con las necesarias para emprender el camino, fue el factor decisivo que les hizo apuntar en esta dirección.


La analogía de la manzana más baja del árbol, nos permite tener presente que no hay que volver más complicado el proceso de emprender, sino buscar la oportunidad donde tenemos mayor probabilidades de éxito.


Entiende que la oportunidad se cruza con la preparación.


Otro de los factores que tuvieron de su lado de la balanza, es que ambos han invertido en su educación y en mantenerse actualizados en temas de negocios.


El poder conocer los fundamentos sobre los que gira cualquier tipo de negocio, es lo que hace más fácil brincar con éxito de una industria a otra, porque aunque todo cambie: los clientes, el producto, tu mensaje; las técnicas con la que llevas esto a la vida, siempre serán la base de cualquier negocio sólido: saber vender y llegar a las personas correctas.


El poder entender que la fuerza del negocio está en cómo vendes lo que vendes (diseñar una oferta irresistible ligada a tu producto), y en cómo llegas a las personas adecuadas (dirigir tu marketing a las personas que están viviendo la situación adecuada donde tu producto o servicio resuelva una verdadera necesidad), son el corazón de todo negocio en cualquier industria.


No te aferres a lo que “ya fue”.


Los cambios son naturales, no te aferres. Claro que cuando hablamos de un negocio, vas a tener sentimientos que te digan lo contrario, y está bien sentirlos, pero tendrás que hacer la paz, y abrazar el cambio que está por venir en tu vida. La reinvención se trata de soltar y empezar de nuevo; y sí, es más fácil decirlo que hacerlo, pero todo está en el primer paso: aceptar lo que ya no es, y abrirse a todas las nuevas posibilidades que tienes ahora por delante. Solo es cuestión de abrir los ojos a la oportunidad, y tomarla sin resistir.


Si tú ya trabajaste con el punto 1 y 2 de estas recomendaciones, puedes estar seguro que con trabajo y esfuerzo, es cuestión de tiempo esperar resultados.


La verdadera “valentía” no proviene de actuar sin miedo, sino de actuar a pesar de él.


Contacto:

Correo cristian@urzua.mx

Página web: crisurzua.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial.

2 vistas0 comentarios

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved