• Prevencia

Cómo debieran responder las empresas ante el COVID-19


Cuatro formas que las empresas tienen para enfrentar la crisis mundial que ha causado el coronavirus. ¡Conócelas!


El continuo desarrollo del COVID-19 es vertiginoso y desalentador.


Los países y comunidades están lidiando con sistemas de salud tensos y medidas estrictas de contención, y las familias están tratando de equilibrar un cierto sentido de normalidad mientras se protegen a sí mismos y a sus seres queridos.


También sabemos que las familias y comunidades que ya enfrentaban desafíos económicos y de salud probablemente serán las más afectadas.


Este tipo de crisis deja al descubierto las desigualdades que existían antes de que golpeara la crisis.


Según FSG, en el sector privado, los líderes están tratando de proteger a sus trabajadores, mantener la continuidad del negocio y tomar decisiones en el contexto de una incertidumbre económica significativa.


Internet está lleno de consejos para empresas sobre una variedad de temas, que incluyen salud e higiene, parámetros legales, políticas de empleados, cadena de suministro y comunicaciones.


Ante esta incesante incertidumbre, ¿cómo puede una empresa mantener la claridad en su propósito social? ¿Cuál es el papel y la responsabilidad de su negocio en un momento de caos y crisis? Al responder estas preguntas, tenemos en cuenta la Declaración revisada recientemente de Business Roundtable sobre el Propósito de una Corporación.


Casi 200 CEO redefinieron el propósito corporativo para beneficiar a todas las partes interesadas, incluidos clientes, empleados, proveedores, comunidades y accionistas.


Basado en el trabajo de FSG asesorando a ejecutivos sobre el propósito corporativo, el valor compartido, la responsabilidad corporativa y la filantropía, hemos identificado cuatro palancas para guiar el propósito social de su empresa durante esta crisis global en rápida evolución.



1. Aproveche sus activos comerciales principales

La contribución más valiosa de una empresa para abordar COVID-19 reside en el uso de sus activos y capacidades únicos para satisfacer las necesidades apremiantes de las personas y las comunidades.


Las agencias gubernamentales y las ONG dependen de la experiencia técnica y la capacidad de fabricación del sector privado para satisfacer las necesidades críticas. Esto puede tomar diferentes formas:


Fabricación de productos y donaciones: el equipo de protección personal de 3M ha tenido una gran demanda entre los trabajadores de la salud y el público.


La compañía aseguró de manera proactiva un inventario pre-abastecido con sus ONG internacionales asociadas, como Direct Relief, quien distribuyó con donaciones de máscaras, respiradores y desinfectante de manos de 3M en respuesta inmediata al brote de COVID-19. 3M.T


ambién está aumentando la producción para satisfacer la mayor demanda mundial y ayuda a educar a los gobiernos y a los consumidores sobre la protección respiratoria, como la distinción entre respiradores y máscaras, es decir, los respiradores protegen al usuario de su entorno, mientras que las máscaras protegen el medio ambiente del usuario.


Modificación de las ofertas de servicios centrados en el paciente: para reducir los obstáculos financieros a los pacientes que se someten a la prueba, las principales aseguradoras de salud como UnitedHealthcare, Humana y Cigna ahora están cubriendo el costo total de las pruebas de diagnóstico para COVID-19 para sus miembros que no se enfrentarán, pago, coseguro o pagos deducibles para estas pruebas.


I + D e innovación: las compañías biotecnológicas y farmacéuticas están acelerando su enfoque en las pruebas, el tratamiento y, en última instancia, la prevención de COVID-19.


Abbott está trabajando activamente para desarrollar pruebas de coronavirus en sus diferentes plataformas de diagnóstico molecular: una prueba para laboratorios y hospitales centrales y otra para consultorios médicos y otros entornos de punto de atención.


Comunicaciones y medios: las principales compañías de medios tienen una enorme influencia y poder en la forma en que el público comprende y experimenta esta evolución de la crisis de salud pública.


El frenesí mediático las 24 horas del día puede generar audiencia y ganancias, pero también puede inducir un comportamiento contraproducente irracional.


Una compañía de medios con un propósito determinado debe subordinar los titulares sensacionales e inductores de ansiedad y el clickbait al servicio de información y orientación más medida, basada en la ciencia y no partidista.


2. La generosidad todavía importa

Al igual que durante los desastres naturales, las contribuciones en efectivo siguen siendo una herramienta fundamental para apoyar los recursos comunitarios existentes para combatir esta pandemia.


Los líderes de la filantropía corporativa pueden considerar el consejo que mi colega co-CEO, la Dra. Lauren A. Smith, brinda en su reciente blog.


Que incluye escuchar las necesidades de la comunidad, ayudar a las organizaciones sin fines de lucro a mantener operaciones críticas, reconocer la vulnerabilidad específica de las comunidades históricamente marginadas, aprovechar las estructuras locales y garantizar el consentimiento del gobierno local y la comunidad.


Las empresas ya están intensificando, el seguimiento inicial muestra que el gasto filantrópico total en respuesta a COVID-19 ha excedido los $ 1B a nivel mundial, las empresas y sus fundaciones representan más del 80% de las promesas y contribuciones.


MasterCard ha contribuido con $ 25 millones a una asociación de $ 125 millones con la Fundación Bill & Melinda Gates y Wellcome Trust para crear un Acelerador terapéutico COVID-19.


Merck está apoyando la adquisición de suministros, ayudando a los trabajadores de salud de primera línea y brindando donaciones para la respuesta continua.


3. Compasión vs Costos

Las formas en que las empresas tratan a sus trabajadores en tiempos de necesidad presentan una prueba real del propósito corporativo.


¿Cómo responden las empresas cuando los empleados no pueden ir a trabajar debido a cierres obligatorios de oficinas, cuarentenas obligatorias o cierres de escuelas?


Con el brote actual, muchas compañías están aprendiendo que las políticas de tiempo libre existentes afectan negativamente a los empleados que más necesitan apoyo. Las empresas necesitan equilibrar el resultado final con un enfoque sensible y adaptable a la baja por enfermedad y al tiempo personal de los empleados.


Algunas compañías ya están siendo proactivas en apoyar a sus empleados más vulnerables.


Cuando Microsoft solicitó a sus empleados de Puget Sound que trabajaran desde su casa, se redujo la necesidad de personal en el lugar, como conductores de transbordadores, trabajadores de cafés y soporte técnico en el lugar.


En lugar de reducir su pago, Microsoft paga a sus 4.500 empleados por hora y proveedores el pago regular completo durante este período de necesidades de servicio reducidas.


Apple está brindando licencia pagada ilimitada a los empleados por hora, que se enferman con síntomas de resfriado o gripe similares a COVID-19.


Lyft, cuyos conductores están clasificados como contratistas, se comprometió a proporcionar asistencia financiera a sus conductores en caso de que se les diagnostique COVID-19 o se los ponga en cuarentena.


Estas acciones van más allá de las obligaciones contractuales de apoyar financieramente a los conductores cuando no pueden conducir, al tiempo que protegen la salud de sus pasajeros.


4. Los problemas del sistema requieren soluciones del sistema

Cuando inevitablemente superamos esta crisis aguda y volvamos a un cierto sentido de normalidad, ¿cómo guiará el propósito de una empresa su compromiso a largo plazo para mejorar la infraestructura y los sistemas de atención médica y de salud pública?


A nivel mundial, las empresas pueden participar en las estructuras existentes de múltiples partes interesadas, como la Mesa Redonda del Sector Privado de la Agenda Global de Seguridad de la Salud y la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias.


Estas y otras estructuras se crean para ayudar a invertir en el desarrollo de contramedidas médicas contra enfermedades emergentes, así como para adoptar un enfoque intersectorial para fortalecer los sistemas de salud para una mejor prevención, detección y respuesta a las crisis de salud.


En los Estados Unidos en particular, la lucha por contener COVID-19, aumentar las pruebas y el tratamiento, ha expuesto desafíos reales con el sistema de atención médica existente.



Los casi 30 millones de estadounidenses sin seguro tienen más probabilidades de tener enfermedades crónicas que no se diagnostican o no se tratan debido a su falta de acceso a la atención médica adecuada antes de la pandemia.


Eso los pone en mayor riesgo de complicaciones si desarrollan COVID-19. Aunque la mayoría de los casos de COVID-19 parecen ser leves, si estas personas se enferman, es probable que enfrenten facturas médicas que exceden con creces su capacidad financiera.


El sector privado puede ser una voz influyente para ayudar a fortalecer la atención médica y los sistemas de salud pública, tanto en los Estados Unidos como a nivel mundial.


Además de respaldar un seguro de salud accesible y asequible, las compañías pueden ser defensores de los sistemas de salud pública que se requieren para que sus negocios tengan una comunidad segura y saludable en la que puedan funcionar.


Los líderes de salud pública pueden usar su apoyo para asegurarse de tener los recursos que necesitan para hacer su trabajo antes de que llegue la crisis.


También sabemos que factores como la vivienda segura y asequible, la educación, el acceso a alimentos saludables y asequibles y el empleo autosuficiente contribuyen mucho más a la salud y el bienestar tanto a nivel individual como comunitario.


El papel de las corporaciones es imperativo para afectar cualquier cambio significativo que pueda evitar futuras fallas e inequidades del sistema a gran escala.


Como lo expresó acertadamente el representante Joseph P. Kennedy III (D-MA): “si no usamos este momento para considerar las millones de formas en que nuestro sistema actual falla a los pacientes que más lo necesitan, entonces nuestra respuesta será una tirita por una herida de bala».



Fuente: ExpokNews

29 vistas0 comentarios

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved