VOZ
EXPERTA

Gustavo González Doorman

IST: Instituto de Seguridad del Trabajo,
Experiencia probada a la hora de asesorar y acompañar a los empleadores en la
prevención de accidentes

El Instituto de Seguridad del Trabajo (IST); fue la primera mutualidad chilena, creada en diciembre de 1957 por la Asociación de Industriales de Valparaíso y Aconcagua (ASIVA). El IST, es una organización que forma parte de un sistema solidario, sin fines de lucro y con un modelo de negocios único en Chile. Aunque es la más pequeña en cuanto al número de adherentes, se ha abocado a desarrollar y poner en práctica una mirada integral y humanizada respecto al fenómeno de la seguridad y el cuidado de las personas. 

 

Revista Prevencia, llegó hasta la V región para sostener una interesante conversación con el gerente general de IST, Gustavo González. El ejecutivo se mostró encantado de compartir con nuestros lectores cuáles son las líneas en las que avanza esta institución.

¿Qué significa trabajar en un área donde el énfasis está puesto en la salud y bienestar de los trabajadores?


Yo diría que trabajar por la salud, bienestar y cuidado de la vida de todos los trabajadores de Chile, resulta tremendamente desafiante y al mismo tiempo, muy gratificante. A diferencia de la naturaleza de otros trabajos, hacer nuestra labor de mala o buena manera tiene un impacto directo y en ocasiones dramático, en la vida de muchas personas, sus familias y también las organizaciones. Por esta razón, cada una de las múltiples actividades que desarrollamos, desde nuestra mirada, están siempre llenas

de sentido, por cuanto están orientadas a un fin superior, que es el cuidado de la vida.


¿Cuál es el objetivo del IST en cuanto a capacitación de
los trabajadores sobre temas de seguridad? ¿Podría decir
que trabajan con un público informado?


Lo que buscamos en términos generales, es el desarrollo
de competencias, técnicas por una parte, pero también
relacionales. Creemos que ambas son fundamentales para la
obtención de mejores resultados en salud y seguridad en el
trabajo.


Sabemos que nuestros trabajadores en la actualidad, son
personas mucho más informadas que los trabajadores
de décadas pasadas, esta característica facilita algunas
cosas, especialmente en lo que se refiere al desarrollo de
competencias técnicas. Ahora, sin desconocer la importancia
de estas últimas, creemos que hay un desafío mayor en lo
relativo al desarrollo de competencias relacionales; aquéllas
que influyen en la forma en que nos comunicamos, vinculamos y por las que somos capaces de coordinar nuestras actividades.

¿Cuál es el fin que persiguen informando a los trabajadores?


Hemos visto en la capacitación, el desafío de lograr que se produzca un aprendizaje organizacional, que sea la misma organización la que aprenda nuevas maneras de realizar sus actividades, de conversar, de armonizar y en el ámbito de la salud y seguridad laboral, que sean capaces de desafiar sus propios paradigmas y desarrollen una comprensión distinta de la prevención y el cuidado de la vida.


Debido a la importancia fundamental que le asignamos a la capacitación, con el fin de asegurar procesos de aprendizaje, es que hemos desplegado, desde nuestra MultiversidadCorportaiva IST, un modelo de aprendizaje. Este patrón lo hemos incorporado a nuestras charlas, cursos, talleres y programas con el fin de asegurar los procesos de aprendizaje significativos, participativos y transferibles.


¿Con respecto a la seguridad y salud qué materias siguen pendientes para empresas y trabajadores?


Como el mantener una seguridad y salud en el trabajo positiva y beneficiosa es responsabilidad de todos los involucrados, me parece que la tarea pendiente más significativa es mejorar el diálogo entre las empresas, trabajadores, autoridades, mutualidades, etc. En la medida que seamos capaces de sostener conversaciones fluidas y efectivas, van apareciendo nuevas posibilidades para mejorar el control de los riesgos en
el trabajo. Cuando podemos escucharnos y entendemos que este es un tema que nos involucra a todos por igual, asumiendo nuestros derechos y deberes, las soluciones deberían surgir con mayor facilidad.

En su trayectoria profesional, ¿cómo ha visto la evolución de los temas de salud ocupacional o ergonomía?


Estamos ciertos que el mundo del trabajo es altamente dinámico, en el aspecto cultural, social y también tecnológico.


Siguiendo esta tendencia, la salud ocupacional es un campo que también lo es, por lo que requiere el concurso e integración de
diferentes disciplinas. En este contexto, la salud ocupacional, está en permanente evolución y resulta evidente observar los numerosos cambios que ha vivido el perfil de riesgos de enfermedades profesionales. Hoy enfrentamos riesgos nuevos que no eran considerados hace algunas décadas. Los diferentes protocolos del MINSAL (Ministerio de Salud), generan un marco de acción para el abordaje de riesgos clásicos, Por ejemplo PREXOR (este es un protocolo de exposición ocupacional al ruido) y los más nuevos como es el caso de los riesgos psicosociales. Dada la magnitud creciente del problema, nos parece necesario generar instancias de conversación orientadas a la búsqueda de fórmulas de enfrentar los riesgos
para la salud en el trabajo que sean efectivas y sustentables y que además comprometan a todos los actores involucrados.


¿Considera que los riesgos ocupacionales son debidamente tomados en cuenta por las empresas nacionales? ¿Por qué? Los indicadores de accidentabilidad que tenemos en la realidad chilena son comparativamente bajos. Además, en términos históricos, desde la entrada en vigencia de la Ley 16.744 hemos experimentado una reducción notable, desde alrededor de un 35%, en 1968 hasta la cifra que hoy bordea solo un 4%.


A pesar de estos buenos resultados, aún persiste en algunas empresas una visión muy limitada de la prevención. Existen organizaciones que ven estas medidas como una imposición, un mandato e incluso una molestia que habitualmente es delegada a los expertos del interior de la empresa. Esta visión de la previsión sesgada a un apéndice, o satélite que no guarda relación con el resto de los procesos productivos, tiende a
estar asociada a una gestión preventiva muy deficiente.


¿Cómo deberían las empresas acercarse a una filosofía de prevención?


Creemos que para desarrollar una verdadera cultura preventiva, las empresas debieran desafiar este paradigma y entender la prevención como un factor estratégico que agrega valor a los procesos y que se sustenta en un pilar ético, asociado siempre al valor y cuidado de la vida. Cuando las
compañías experimentan este cambio de modelo, tienden a generar acciones preventivas innovadoras y efectivas que antes no eran ni siquiera consideradas como opción. 


¿Qué rol juega el gobierno y los empresarios a la hora de hacer cumplir leyes que mejoren las condiciones de los trabajadores en las empresas?


El cumplimiento de las disposiciones legales que regulan la salud y la seguridad de los trabajadores es nuestro piso base para llevar a cabo acciones preventivas. Los empresarios tienen el deber de cumplir con lo que les exige la ley en estas materias y el gobierno a través de diferentes instancias, regula y fiscaliza dicho cumplimiento.


¿Qué caminos se deberían tomar para disminuir los índices actuales de accidentabilidad que exhibe Chile? 


Tal como ya he comentado, como país podemos decir que nos ha ido relativamente bien en cuanto a reducir las tasas de accidentabilidad, pero es un hecho que aún queda mucho por hacer. Sabemos que mientras más bajo es este indicador, más energía se requiere para modificar su tendencia, hay un rendimiento decreciente del esfuerzo preventivo. Esto es, seguimos haciendo más de lo mismo. Por eso, nos parece
tan relevante propiciar la innovación en todos los ámbitos del quehacer preventivo. Es más, nuestra apuesta por incorporar el desarrollo de competencias relacionales a la gestión preventiva, el abordar el riesgo y su percepción como una construcción social, la generación de espacios de aprendizaje organizacional en el ámbito de la salud y seguridad en el trabajo, son algunas de las líneas que creemos necesario continuar profundizando para lograr un mayor impacto sobre este indicador.

Su Trayectoria


Gustavo González Doorman;
Ingeniero Civil Electrónico de la
Universidad Técnica Federico
Santa María y Coach Ontológico
Empresarial de Newfield Consulting.


Profesional nacido en Viña del Mar,
hizo sus estudios básicos en el Liceo
Guillermo Rivera y posteriormente
la enseñanza media en el Liceo 2 de
Recreo de Viña del Mar.


Gerente General del Instituto de
Seguridad del Trabajo (IST) desde
mayo de 2011 Anteriormente fue
Gerente General de ESVAL desde
abril de 1999 a abril de 2011,
paralelamente fue Gerente General
de AGUAS DEL VALLE desde
noviembre 2003 a abril de 2011.


Director de la Cámara Regional del
Comercio de Valparaíso A.G (CRCP)

desde el año 2003 a la fecha y su
Presidente en el período diciembre 2012 a mayo 2015, Director de ANDESS A.G. desde 1999 a abril de 2011 Director del IST desde 2002 a diciembre de 2010 Director de Compañía de Inversiones LUZ S.A.


desde abril de 1996 a septiembre de1997 Asimismo, se ha  esempeñado
en el holding ENERSIS, ocupando
diversos cargos entre los que
destacan las gerencias de Soluciones
Integrales, Utilidad Pública, Desarrollo
de Software, y la Gerencia de
Operaciones de SYNAPSIS, empresa
de la cual fue Gerente General a
partir de agosto de 1995 hasta abril
de 1999, ocupando paralelamente la
Presidencia de SYNAPSIS Argentina
S.A.

Suscribete por  € 0.50 Euros a la Semana. La oferta termina pronto

E: contacto@prevencia.net 

© 2020 Revista PREVENCIA. All Rights Reserved