VOZ EXPERTA 

LATAM

Alejandra Naser

Jefa del Área Gestión Pública y Gobierno Abierto

ILPES / CEPAL, Naciones Unidas

LAS POLÍTICAS PÚBLICAS SOSTENIBLES:
Una mirada hacia Latinoamérica, que necesitamos para que los países transiten hacia un gobierno abierto

Para lograr esto se requiere repensar la institucionalidad pública como una plataforma dinámica que permita la articulación de los esfuerzos, recursos e iniciativas de los distintos actores del desarrollo, dando consistencia a una nueva
ecuación entre Estado, Mercado y Sociedad.

¿1.-Cómo los países de Latinoamérica pueden gestionar y empoderarse con el gobierno abierto?

América Latina y el Caribe está llevando a cabo una profunda modernización de la gestión pública para lograr gobiernos más efectivos, eficientes y abiertos, para el beneficio de los ciudadanos.


Para lograr esto se requiere repensar la institucionalidad pública como una plataforma dinámica que permita la articulación de los esfuerzos, recursos e iniciativas de los distintos actores del desarrollo, dando consistencia a una nueva ecuación entre Estado, Mercado y Sociedad. 


Bajo esta perspectiva y en estrecha relación con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobada en septiembre de 2015 por los 193 países miembros en el marco de la 70º Asamblea General de las Naciones Unidas, ,es menester configurar un tipo de Estado que responda al imperativo ético que suponen los desafíos expresados en la Agenda 2030.


Es por ello que el emergente paradigma del gobierno abierto se postula como un renovado enfoque de reforma del Estado y  modernización de la administración pública, a partir de una nueva forma de articular las iniciativas de transparencia, rendición
de cuentas, participación ciudadana y colaboración de diversos actores para la co-producción de valor público.


Un gobierno abierto y participativo promueve el derecho y la responsabilidad de la ciudadanía a ser parte central en la formulación e implementación de las políticas y a facilitar el camino para que las administraciones públicas se beneficien del conocimiento, 
ideas y experiencia de los ciudadanos.


Así, se promueve la creación de espacios de encuentro y diálogo que favorezcan el protagonismo, involucramiento y deliberación de los ciudadanos en los asuntos públicos.

Cuando existen estos espacios, los ciudadanos disponen de información transparente y desde el Estado se promueve activamente la participación ciudadana, emergen las condiciones para fundar una ciudadanía activa que participe en la visión y la vida del país, de la región y del mundo y que se involucre plenamente en la resolución de los problemas públicos.


Ello supone acceso a la información, participación y justicia.

2.-¿Qué se necesita por parte de todos para que esto funcione (gobierno abierto)?


Hay que entender que el gobierno abierto tiene que ver con la confianza tanto en las instituciones como en los ciudadanos y entre ellos mismos; tiene que ver con colaborar y con compartir; con la revisión del modelo de propiedad del conocimiento; con el cambio de la cultura del trabajo; y finalmente tiene que ver también con el cambio de rol de la ciudadanía, pasando del voto y participación de carácter esporádico a la implicación activa en los asuntos de la comunidad.


El gobierno abierto no es una variable más a tener en cuenta dentro del espectro de políticas de un Estado, el gobierno abierto es una nueva forma de gestión pública.


Se presenta ante nosotros como un marco que debe impregnar todos los aspectos públicos.


En otras palabras, se puede decir que el gobierno abierto es un nuevo modelo de gobernanza.


Por lo tanto, los factores fundamentales que se requieren en un proceso de gobernanza abierta son la voluntad política, la generación de nuevas prácticas institucionales, la aplicación de profundos valores personales y colectivos, y un cambio cultural  que nos obliga a aceptar a la comunidad como colaboradores.

Otro gran desafío consiste en tomar al gobierno abierto como la matriz que articula todo el proceso de gestión pública desde la planificación, siguiendo por el presupuesto, la inversión, la ejecución, el seguimiento y culminando con la evaluación de políticas, programas y proyectos públicos.


El sector privado debe también convertirse, aún más, en un aliado duradero de los gobiernos y la ciudadanía, promoviendo la difusión de innovaciones y nuevas tecnologías, generando y escalando nuevos modelos de negocios más inclusivos y sostenibles económica, social y ambientalmente, por ejemplo, mediante alianzas público-privadas innovadoras.

3.-Es Importante que el Gobierno abierto también esté dentro de las propuestas de los candidatos presidenciales? Y Como se podrían sensibilizar, aplicar, formar y demostrar 

El llamado desde la CEPAL a los países de la Región es a impulsar y fortalecer los principios del gobierno abierto y el concepto de apertura dentro del ámbito de los tres poderes del Estado.
Ello lleva a pensar, por tanto, en un concepto de gobierno abierto mucho más amplio, dirigido a un modelo de Estado abierto.
Se trata entonces de una “nueva forma de gobernar” para, con y a través de los ciudadanos, que fortalece precisamente esa nueva ecuación  entre el Estado, el mercado y la sociedad.
Hoy en día nuestro continente es el más desigual del mundo y de acuerdo a los últimos estudios publicados por Transparencia Internacional nuestros habitantes perciben a los políticos como los más corruptos y a los gobiernos con un desempeño deficiente.
Esto conlleva a tener los más altos niveles de desconfianza de la ciudadanía en las instituciones.


Esto es un indicador que es necesario atender con urgencia.
Hay que devolver la confianza de la ciudadanía en nuestros gobiernos y para ello los principios de un gobierno abierto son fundamentales.
Hay que promover políticas de transparencia, el uso de las tecnologías de la información y la gestión de la información en formatos abiertos para poner a disposición de la sociedad, de manera libre, gran cantidad de datos procedentes de diferentes organizaciones
del ámbito de la Administración Pública o de aquellos proyectos que han sido financiados con dinero público.

Es necesario generar canales de participación real, efectiva y activa de los ciudadanos, pues a través de ésta se logra cualificar la democracia, dotando de legitimidad a las decisiones públicas, además de contribuir a mejorar la eficiencia y eficacia del aparato gubernamental.


Es clave seguir consolidando los recientes avances regionales en materia de participación e innovación ciudadana, reforzando incluso el papel de la juventud y de sectores tradicionalmente más vulnerables.


La ciudadanía de América Latina y el Caribe está hoy más empoderada y la respuesta a sus demandas de mayor transparencia y rendición de cuentas ya no pueden ser postergadas.


4.-¿Qué incitativa preventiva en gobierno abierto usted rescata a lo largo de estos últimos años donde ha podido ayudar a gobiernos?


Desde la creación de la “Alianza para el Gobierno,abierto” (AGA) durante el 66º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones (2011), la CEPAL ha estado apoyando a los gobiernos en para ampliar la frontera en la mejora del desempeño y de la calidad de la gestión pública de los gobiernos impulsando los principios del gobierno abierto en el marco de esta alianza global.


A la fecha tenemos 17 países de América Latina y el Caribe (de los 79 en todo el mundo) que son parte de la AGA.


Nuestro acompañamiento a los países busca que, de manera sostenida, un mayor número de gobiernos se comprometan a ser más transparentes, a rendir cuentas y ser más proactivos ante las necesidades ciudadanas.

Además, busca mejorar la calidad de las políticas y servicios públicos, así como el nivel y alcance de la participación ciudadana.
En este sentido hemos apoyado y acompañado a países como Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, en diversas iniciativas que apoyan estos principios.


Para ver algunas de estas iniciativas los invito a revisar los siguientes recursos de información: 

 

Un mensaje Final 

 

 Para la CEPAL los principios del gobierno abierto vienen a complementar los esfuerzos que se han venido desarrollando en la región para fortalecer los mecanismos e instrumentos de gestión pública, los cuales han sido un aporte sustantivo para mejorar la calidad de vida de las personas.


Estos avances de la gestión pública reconocen la importancia tanto del diseño del contenido sustantivo de las políticas públicas, como de su adecuada implementación  en relación con los problemas y los desafíos de desarrollo, lo que interpela a la planificación, los
ejercicios de prospectiva, la concertación entre actores y la generación de espacios de planificación participativa; donde la coordinación, la coherencia y el monitoreo y entrega de resultados pertinentes y oportunos  a la ciudadanía, permiten mejorar los procesos de evaluación, a la vez que contribuyen a generar un mayor impacto de la acción estatal, aportando evidencia y facilitando la sostenibilidad de los procesos de aprendizaje y mejora continua, así como de retroalimentación y rendición de cuentas frente a una ciudadanía cada vez más demandante, informada y exigente.

Por ende, el gobierno abierto no es una variable más a tener en cuenta, es un requisito fundamental, una nueva forma de gestión pública. Incluso algunos autores ya hablan de un nuevo modelo de gobernanza en la administración pública, donde la eficiencia, la eficacia, la accesibilidad, la transparencia, la participación y la colaboración deben ser parte esencial e imperante del quehacer de lo
público.


La Agenda 2030 nos impone además un plan global muy ambicioso, razón por la cual sólo podrá cumplirse si los gobiernos, los individuos, la sociedad civil y las organizaciones multilaterales se asocian y trabajan juntos para no dejar a nadie detrás.


Con el fin de alcanzar los objetivos globales, se debe hacer uso de plataformas como la Alianza para el Gobierno Abierto, que empoderen a los ciudadanos a través de la promoción de la apertura, la transparencia y la prosperidad. En definitiva, fortalecer la complementariedad entre los elementos de gobernanza y gobierno abierto que engloban estas dos Agendas, será central para una exitosa implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Alejandra Naser, de nacionalidad chilena, es Ingeniera Civil en Informática de la Universidad de Concepción,
Chile (1994) y cuenta con un Magíster en Tecnologías de la Información de la Universidad Federico Santa María,
Chile (2009).


En sus más de veinte años de trayectoria profesional, ha realizado diversos cursos de especialización en temas
de tecnologías e informática, modernización del Estado, innovación pública, gobierno abierto, datos abiertos,
entre otros.


Luego de haber desempeñado cargos de alta gerencia en la empresa Telefónica de Chile y en el Gobierno Regional
de Aysén, en el año 1997 asume como profesional permanente de las Naciones Unidas desempeñando tareas como especialista en materia de gobierno digital y gobierno abierto en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo donde ha liderado proyectos de cooperación técnica a los países de la Región, capacitando a cientos de profesionales de América Latina y dictando charlas magistrales en diferentes eventos internacionales.


En los últimos años ha publicado una decena de documentos sobre estas materias.


Actualmente funge como Oficial a cargo (a.i.) del Área “Gestión Pública y Gobierno Abierto” del Instituto Latinoamericano
y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES), perteneciente al sistema de la CEPAL, Naciones Unidas.

Forme parte del CLUB SELECTO DE PATROCINADORES ó AUSPICIANTES DE LA REVISTA PREVENCIA

© 2017 Revista PREVENCIA.All Rights Reserved